¿Alguien se atrevería a afirmar que de aquí a 5 años seguirá siendo Facebook la plataforma por la que a diario todos pasamos? ¿Qué pasará con todos nuestros activos en redes sociales si estas pierden popularidad? ¿O si se les ocurre borrarnos nuestra Fan Page? ¿O si en tu país bloquean el acceso a determinada red social?

Publicar en las redes sociales es atractivo, se logran muchas impresiones rápidamente, el contenido se agrega fácilmente y se replica fácilmente dentro de las redes sociales en que tu organización esté presente. Son muchas horas y meses invertidas en ese contenido que NO te pertenece.

Facebook (o la red social que sea) te lo podría arrebatar de un momento ahora por cambio de políticas, o incluso cualquier red social podría perder popularidad y tu trabajo en aumentar la cantidad de seguidores de una cuenta de Twitter tal vez haya sido en vano, pues dentro de un tiempo la dejarías de usar si el público ya no es habitué de ese medio, es como seguir publicitando en un canal de televisión que ya nadie ve. Se podría afirmar que las redes sociales representan un falso activo dentro de una organización.

Lo único que nos pertenece en el mundo de Internet es nuestro propio dominio y al menos por ahora no hay indicios de que eso pueda cambiar en algún momento. Nuestro propio espacio en la web, por el cual pagamos servidores y renovamos anualmente un nombre de dominio con el cuál nuestra empresa y cuentas de email que usamos se identifican en el mundo de Internet.

No digo que esté mal usar las redes sociales para tu negocio, pero no hay que perder el foco y el trabajo a largo plazo tiene que ser pensado para nuestro sitio web. Es lo que nos interesa promocionar porque a largo plazo tenemos la certeza de que seguirá siendo nuestro, nadie nos lo arrebatará sin nuestro expreso consentimiento. El sitio web representa un activo, en estos tiempos muy importante, de nuestra compañía. 

Es cierto que algunas redes sociales como Instagram o Snapchat dificultan el tema de derivar tráfico a nuestro sitio web, y es allí donde tenemos que ser más creativos para que de cada reproducción de un video o impresión de una foto el público intente ingresar a través de nuestro sitio para conocer más sobre nuestro contenido o el producto que mostramos.